Alcance de un préstamo o crédito hipotecario, ¿cómo calculan los bancos?

El alcance de un préstamo o crédito es uno de los tantos valores que las entidades financieras y bancarias suelen tener en cuenta a la hora de analizar la solicitud para adquirir un préstamo o crédito de una persona o empresa. Una de las mayores dudas que podemos enfrentar a la hora de solicitar un préstamo o crédito hipotecario es si nos van a aprobar la solicitud, esta duda no solo depende de los documentos que, presentados, sino también de los cálculos realizados por el banco, y entre ellos el que denominan el alcance de crédito.

Ahora bien, el alcance de crédito o préstamo es un cálculo realizado por los bancos o entidades financieras para saber cuánto puede pagar la persona que solicita el préstamo. Y por lo mismo, saber si puede o no pagar el préstamo que solicita con los intereses impuestos por el banco.

Esta información la relacionan con los documentos presentados, ya sean de nuestro negocio o nuestras finanzas personales. Si bien, es un cálculo que realiza las entidades, nosotros mismos podemos aprender qué es exactamente lo que analizan las entidades.

Es cierto, que a la hora de pedir o solicitar un crédito hipotecario hemos pasado por una revisión de nuestra salud financiera, hemos recopilado y estudiado nuestros balances y estados para estar preparados para el préstamo hipotecario.

Así que, luego de recopilar todo esto, ¿qué otro aspecto debemos tener presente? Y bien, podemos analizar nuestro alcance de préstamo.

¿Qué es el alcance de préstamo o crédito hipotecario?

El alance de préstamo es el valor que podemos pagar según nuestros ingresos y pasivos mensuales. Es decir, el valor que podemos apartar de nuestros movimientos financieros mensuales para pagar la cuota del crédito, asumiendo todas las responsabilidades que ya tenemos. 

Alcance de un préstamo o crédito hipotecario, ¿cómo calculan los bancos?

¿Puedo calcular el alcance de un préstamo?

Podemos tener presente un cálculo básico; para tener una aproximación del valor que podemos destinar al pago de la cuota de nuestro crédito, es decir, para reconocer el alcance de préstamo que tenemos en el momento de solicitar el crédito. 

Siendo conscientes de este valor, podremos relacionarlo con las tasas de interés y las cuotas que se brinda la entidad financiera o bancaria. Y podremos tener un nivel más claro y cierto sobre nuestra capacidad de responder con las cuotas a pagar.

Lo que podemos hacer es el siguiente cálculo:

Debemos tener presente nuestros ingresos netos, el valor del porcentaje de la tasa de interés que maneja la entidad, y los pasivos que tenemos en nuestra vida financiera.

Pero, momento ¿a qué se refiere ese ingreso neto?, ¿y a qué se refiere el término: pasivos?

Nuestro ingreso neto es la cantidad de dinero que obtenemos cada mes, ya sea el sueldo que nos pagan – es decir, la nómina -, o lo que puedan pagarnos en efectivo. Esto dependerá del trabajo que realices. Lo importante es reconocer ¿cuál es el valor del ingreso que tengo cada mes?

Como ven, es el dinero o ganancias que entran a nuestro negocio o nuestra cuenta, de ahí que se llame ingresos. 

Ahora bien, mes a mes todos nosotros debemos atender distintas responsabilidades financieras. Es decir, debemos hacernos cargo de pagar un arriendo, servicios, comprar alimentos, utensilios básicos y necesarios para nuestros hogares. 

Y en caso de tener un negocio, debemos hacernos cargo de su manutención, materias primas, e incluso sueldos. Bien, todos estos gastos representan los pasivos. 

Una vez que tengas estos dos valores, solo necesitamos saber el valor del porcentaje de la tasa de interés de la entidad financiera. 

Por lo general, la tasa para un préstamo o crédito hipotecario oscila entre 5,25% a 6,25%, no obstante, el valor puede variar entre un préstamo en pesos o en dólares. Tengamos muy presente que esto varía según la entidad bancaria o financiera, y que también el valor se verá mediado por distintas modificaciones según la economía de este sector. 

 Ahora bien, ¿qué hago con estos valores?

Lo que debes hacer a continuación es: Tomar el valor de los ingresos netos y multiplicarlos por el porcentaje de la tasa de interés, luego restarle el valor de tus gastos o pasivos. 

El resultado es el valor que podrás pagar aproximadamente como cuota mensual de un préstamo o crédito hipotecario. Y esto será para el banco tu alcance de crédito o préstamo.

¿Cómo relacionan el alcance de préstamo con los demás requisitos?

Si bien el alcance de préstamo da una guía de la situación financiera del solicitante, en conjunto los demás documentos y requisitos, como por ejemplo el informe de clearing o historial crediticio y demás, podrá observarse la posibilidad de pago. 

Consideremos, que si bien el alcance de crédito nos permite incluso a nosotros mismos saber cuánto tenemos disponible para pagar el préstamo; no tiene presente cambios posibles que puedan ayudar o generar dificultades a la hora del pago a largo plazo.

Pero, y sobre todas las cosas, en el caso de un préstamo hipotecario estamos usando una propiedad como garantía. 

Este hecho es de suma importancia, ya que nuestro alcance de préstamo no solo está soportado por nuestro propio ingreso neto mensual, sino que también, está respaldado por la propiedad que hemos decidido usar como garantía.

En conclusión

Si bien el alcance de crédito o préstamo es usado por las mismas entidades bancarias y financiaras para tomar en consideración nuestra solicitud de préstamo, también nos da una herramienta para saber nuestra propia capacidad de pago.

Siendo así de gran ayuda a la hora de solicitar un préstamo. No obstante, recordemos siempre que, en un préstamo hipotecario, nuestra propiedad es una garantía que será una base para asegurar tanto al solicitante, como a la entidad.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
¡Tu opinión nos importa!