Préstamos para reunificar deudas: una salida efectiva

Con el paso de los años notamos que necesitamos aprender sobre diferentes aspectos de nuestra sociedad para mantener una vida plena y tranquila. Entre algunos de estos temas encontramos las finanzas, economía y cómo nos relacionamos con estos dos campos. Uno de los temas principales aparte de cómo organizamos nuestros gastos e inversiones, tenemos también las ayudas financieras: como los préstamos para reunificar deudas.

Cada préstamo que realizamos, por la razón que sea, implica una deuda de nuestra parte. Esto lo sabemos y podemos manejarlo hasta cierto punto.

Las deudas puede ser organizada de diversas maneras. Es por eso, que debemos prestar mucha atención y ser conscientes de nuestras finanzas para evitar tener aprietos en nuestra vida financiera.

Siempre se dice que la mejor opción es evitar tener deudas; no obstante, todos podemos vernos en un momento de necesidad en los cuales nuestra mejor opción es pedir un préstamo.

Solicitar un préstamo hipotecario, personal o para apoyar nuestra empresa es válido y es un soporte para manejarnos de una manera más tranquila a la hora de llevar todas nuestras cuentas.

Sin embargo, ¿Qué ocurre cuando las deudas se superponen y nos encontramos con varias cuotas a pagar?, ¿Cuál es la mejor forma de pagar todas nuestras deudas a la par y manejarnos con una mejor organización?

Un préstamo para reunificar las cuentas, o también considerado como la reorganización de deudas en un préstamo, puede ser un camino para juntar todas nuestras deudas y así tener mejor control sobre ellas.

préstamos para reunificar deudas. Armando rompecabezas.

¿Cuáles son los primeros métodos para pagar deudas?

Para empezar, el proceso de reunificar deudas lo podemos considerar si tenemos dos o más deudas. Debemos dirigirnos a la institución financiera con la cual tengamos las deudas e informarnos sobre el procedimiento para consolidar las deudas. Este proceso consiste en pasar las deudas que tienes a una sola cuenta, logrando así tener mejor posibilidad de pago de la deuda y también, una reducción considerable de los intereses.

Para esto debes tener también en cuenta las tasas de interés en distintas instituciones, con eso podrás encontrar lo que más te convenga para pagar deudas. 

Luego de esto, consideramos la reestructuración del proceso de pago de la deuda. Es usual que los métodos de pago de la deuda se puedan reorganizar de las siguientes maneras:

  • Plazos fijos: Esto implicaría un ajuste sobre la cuota mensual. Ya que sería un monto determinado para pagar la deuda, esta opción también implica una baja en las tasas de interés.

  • Extender plazo de pago de la deuda: Esto haría el proceso de pago de la deuda más largo, pero quizás sería una opción viable para bajar los gastos mensuales ya que se disminuye el valor de la cuota mensual.

  • Disminuir los intereses: para que se acorte el tiempo de pago. Es cierto que estaríamos atados menos tiempo a la deuda que tenemos; no obstante, implica que aumente el valor de la cuota mensual.

La opción que queramos elegir para lograr el pago de nuestras deudas debe acomodarse a la mejor opción dentro de nuestras posibilidades, con eso lograremos tener un mejor orden y control sobre nuestros procedimientos de pago.

¿Qué hacer si la reestructuración de la deuda no funciona?

Existe otra opción que podemos tener en cuenta para finalizar el pago de nuestras deudas, y se recurre a ellas una vez que notamos que al consolidar y reestructurar nuestra deuda no logramos solventarla.

Una de las opciones es la quita, proceso mediante el cual llegamos a un acuerdo con la institución financiera para saldar las deudas y cerrar nuestra cuenta. Esto solo ocurre cuando notamos que si recurrimos a las demás opciones terminamos con mayor deuda de la que ya tenemos.

Sin embargo, es una opción con consecuencias serias para nuestro historial crediticio, es decir, nuestro informe de clearing se vería afectado negativamente si usamos esta opción.

¿Existe otra opción que nos permita pagar nuestras deudas de manera rápida y eficiente?

La última opción para pagar nuestras deudas es recurrir a un préstamo rápido con el cual podremos pagar todas nuestras deudas de manera rápida. Este préstamo, también denominado como crédito personal, es una opción mediante la cual se puede solicitar un monto en efectivo para pagar todas tus deudas en distintas cuentas.

Esto permitirá dejar de generar intereses y cuotas por comisión que alargan el tiempo de pago de las deudas y aumentan el valor de la deuda en sí misma.

Esta es una de las mejores opciones ya que permite que la deuda no siga creciendo, debido a la tasa de interés y las comisiones que las instituciones financieras te puedan cobrar. Y tienes la ventaja de tener solamente un monto fijo que pagar.

A mayor organización, mejor manejo, más tranquilidad

Podemos vernos en distintos momentos de nuestra vida con deudas por herencia, más deudas personales y necesitamos de una solución propicia y pronta. Recurrir a un préstamo para saldar nuestras deudas podría ayudarnos a salir más rápidamente de las deudas y también evitarnos notas negativas en nuestro clearing.

Debemos también tener en cuenta, que nuestras deudas personales pueden afectar nuestros deseos de conseguir una nueva propiedad con la ayuda de una hipoteca o un préstamo para avanzar con nuestra empresa o negocio; es por eso también que debemos considerar todas las opciones para seguir creciendo en nuestra vida financiera, y evitar a toda costa limitarnos y endeudarnos de más.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
5/5 - (1 voto)