¿Qué crédito necesito? Tipos de créditos según su necesidad

Hablar sobre el crédito y sus distintas especificaciones es un tema extenso que varía según el cómo funcionan, para qué se necesitan o los plazos que requieren. Todas estas variantes se modifican según cada entidad financiera. Ahora bien, hablar de tipos de créditos en una primera instancia nos lleva a repasar lo que es un crédito, y por qué debemos considerar tantos aspectos para clasificarlos. 

Los créditos son una transacción y acuerdo entre una entidad financiera o bancaria y una persona o empresa. Esto será regulado según el por qué se necesita, el plazo en que se pague y los respaldos o garantías que se ofrezcan. 

En dicho acuerdo, el solicitante o deudor pide una ayuda financiera por un monto determinado de dinero que se entregará según se requiera. Es decir, no se entrega en todos los casos un monto específico y ya. 

Se planeará según la necesidad. Un crédito educativo, por ejemplo, se concederá según las fechas que deba pagar el solicitante, y el acreedor estará al tanto de ello. Aquí vemos, una de las variantes para tratar tipos de créditos: por su necesidad. 

¿Qué crédito necesito? Tipos de créditos según su necesidad

Luego de esto, en el acuerdo entre acreedor y deudor se pactará una forma de pago dentro de un plazo determinado con sus respectivos intereses; estos dos aspectos se analizan según el alcance del deudor o solicitante, esto será evaluado por la entidad bancaria. 

Otro aspecto fundamental para hablar de los tipos de créditos, es el respaldo o garante que se pide en el crédito. Esta será la garantía que soporta créditos de largo plazo o por una gran cantidad, como los créditos hipotecarios. 

Si bien la garantía o respaldo puede ser un bien o derecho, también puede ser en ocasiones una persona que tomará la deuda que adquiere el solicitante y la terminará de pagar. 

Entonces, en gran escala los créditos se dividen según tres grandes aspectos: Los plazos, por qué se requiere y el respaldo o garante que piden. 

Sin embargo, la categorización más amplia conlleva a pensar el por qué necesitamos.

Tipos de créditos según nuestra necesidad

Como ya vimos, hay varios tipos de créditos según sus requisitos, plazos y garantes, y podremos ver que estas categorías se pueden parecer entre algunos tipos de créditos, pero nos sirven para entender cómo funcionan. 

Así que una vez tengamos presente los tipos de plazos que nos pueden dar las entidades financieras o bancarias, la garantía o garante que nos pueden llegar a pedir, podemos evaluar qué tipo de crédito es el que más nos conviene y luego de esto, evaluar si es la mejor opción para nuestra salud financiera. 

Considerar la necesidad, el por qué, se refiere específicamente a la finalidad del crédito que deseamos solicitar. Una vez tengamos claro esto, podremos evaluar distintos tipos de créditos que nos ofrecen las entidades financieras, y elegir así la mejor opción.

Dentro de los tipos de créditos según su finalidad o necesidad debemos considerar los siguientes:

  • Crédito hipotecario: Usado por excelencia para lograr la compra de algún inmueble. Si bien, no es su única función, si es la más común.  Este crédito por lo general se maneja en plazos largos, y la garantía que piden es una propiedad de respaldo.

  • Crédito educativo: En este el plazo va a depender del monto que requiera el estudiante. Se usa principalmente para costear planes educativos varios. Estos se pueden adquirir de entidades financieras que se dedican a financiar la educación o de alguna entidad bancaria.

  • Crédito para Vehículo: Este como su nombre indica, se usa para adquirir un nuevo vehículo. En algunas entidades bancarias, también existen créditos para vehículos específicos dentro de diferentes rubros como la ganadería o agricultura, con la intención de apoyar los negocios nacionales.

  • Créditos comerciales: Estos son aquellos créditos que se gestionan para ayudar a distintas empresas o emprendimientos. Dentro de este campo podremos considerar créditos nómina, de financiación, adquisición de bienes, entre otros aspectos. Su particularidad es que están dirigidos a empresas o emprendimientos.

  • Tarjetas de crédito: estas te permiten acceder a montos pequeños y específicos de manera libre. A diferencia de otros, no se te pide un garante. Tienes una línea de crédito a tu disposición por medio de la tarjeta. 

  • Microcréditos: Estos no piden un garante, ni mayores requisitos. Son créditos en un plazo muy corto y de un monto muy pequeño. Tienen un alto riesgo, y no se requiere justificación de su uso.

  • Libre inversión: Estos créditos si se gestionan con requisitos, y a una entidad financiera. Pero, no es imperativo decir cuál es su finalidad. Puede ser con la intención de invertir en algún proyecto o para generar un mayor ahorro.

 

Siempre busca tú mejor opción

Podemos notar que existen una amplia gama de créditos que podemos adquirir, y eso sin mencionar aún los préstamos que funcionan de manera diferente a los créditos. Lo más importante siempre será buscar lo que mejor se ajuste a tus necesidades.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
¡Tu opinión nos importa!